Conferencia Pastoral

Si la gente de la iglesia tiene un problema, ¿A quién acuden? Al Pastor. Pero si el Pastor tiene un problema, ¿A quién acude?

 

Ser el Pastor de una iglesia conlleva tener una posición muy solitaria. La mayorías de las veces, no se tiene con quién hablar. En una ocación, mientras me econtraba en El Salvador, pregunté durante una reunión de Pastores “¿Cuántos de ustedes se han sentido desanimados en sus iglesias?”. Todos levantaron la mano. Un Pastor desanimado implica una iglesia desanimada, pero un astor motivado conlleva una iglesia imparable.

 

Esta es la razón por la que nos gusta tener Conferencias Pastorales. Las hacemos a lo largo y ancho de América Latina y se nos ha pedido también realizarlas en países de Europa, como Italia, Suiza, España, entre otros.

 

Invitamos Pastores con experiencia y un corazón sensible que estén dispuestos a colaborar con otros Pastores. Animar Pastores y líderes de iglesias es una tarea de suma importancia. Mi deseo es poder ir a todos los lugares posibles y llevar a cabo estas Conferencias Pastorales.

 

Si usted es un Pastor y siente que Dios lo está llamando a animar a otros Pastores, póngase en contacto conmigo. ¡Dios ha abierto muchas puertas para usted!